Dejar de comer es la peor dieta

La alimentación es un proceso indispensable para el funcionamiento de nuestro organismo ya que a través de ésta, nuestro organismo obtiene los nutrientes necesarios para la renovación, reparación de tejidos corporales y el funcionamiento general. Además proporcionan energía para los procesos de nuestra vida diaria. Los nutrientes incluyen proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y agua.

La energía es obtenida por nuestro cuerpo principalmente de dos grupos de nutrientes que son  carbohidratos y grasas, estos son procesados por las células del cuerpo para ser convertidos en energía, medible en calorías (kilocalorías) ó joules (kiloJoules), que se manifiesta como calor y movimiento corporal, procesos mentales, etc. La energía de los alimentos es necesaria para la vida y el desarrollo normal de una persona. Sin embargo, cuando ingerimos en los alimentos más energía de la que necesitamos, ésta se acumula en el cuerpo en forma de grasa dentro de las células adiposas del cuerpo produciendo a la larga sobrepeso e incluso obesidad.

El sobrepeso y principalmente la obesidad son asuntos de gran preocupación para los médicos y debe serlo para todos, ya que se asocian a diversas enfermedades: hipertensión arterial sistémica, intolerancia a la glucosa y diabetes mellitus tipo 2, aumento del colesterol y triglicéridos en sangre, mayor riesgo de enfermedades tromboticas, apnea obstructiva del sueño y roncopatías, degeneración articular por sobrecarga, así como diversos cánceres como son pancreático, mamario, prostático, colon, hiperplasia y carcinoma endometrial entre otros;  adicionalmente si una persona obesa requiere ser sometida a cirugía, presentará mayor probabilidad de complicaciones y mortalidad durante y después de la misma.

Por todas estas razones, tu médico de cabecera se preocupa por el cuidado de tu salud, dándote recomendaciones para mantener un peso adecuado de acuerdo a tu estatura y edad, ya que con la proliferación de medios masivos de comunicación desafortunadamente también ha venido un ¡boom! de consejos, suplementos alimentarios y dietas, algunos nada saludables, muchos de los cuales no se ha comprobado su beneficio y que además de ser costosos, pueden traer graves consecuencias a tu salud. Tés, cápsulas o cremas milagrosos, dietas monótonas y peligrosas, entre los cuáles ha figurado dejar de comer o comer una sola vez al día.

LA CLAVE…

¿Existe algún estudio científico válido que apoye éstos métodos milagrosos? Para la mayoría de los casos no lo hay. Y para el hecho de resumir los alimentos del día en uno sólo, tampoco lo hay; por el contrario, existen estudios que apoyan la recomendación de comer en quintos, es decir, comer tres alimentos principales y dos o tres  intermedios. Este tipo de régimen es ideal tanto para personas sanas como aquellos que padecen diabetes tipo 2 ya que mantienen mejores niveles de glucosa en sangre y previenen activación del mecanismo que permite reservar energía en forma de grasa. Pareciera paradójico pero en realidad no lo es, ya que el único objetivo es distribuir las calorías y nutrimentos necesarios en 4 o 5 tiempos.

¿CÓMO COMIENZO?

Establecer horarios fijos de alimentación para evitar el hambre “atrasada” que lleva inevitablemente a los atracones o a comer lo primero que encentras a tu paso.

En el trabajo prevé tanto como sea posible llevar alimentos preparados en forma saludable desde casa, conforme a las recomendaciones enlistadas más abajo, ya que esto, además de caer bien a tu economía, te permite preparar alimentos saludables de acuerdo a tus preferencias y en condiciones de higiene más seguras.

¿Y SI EL TIEMPO NO ME ALCANZA?

Bueno, no está todo perdido, ya que si no tienes disponibilidad o tiempo para preparar dichos alimentos, existen frutas y vegetales que pueden complementar adecuadamente tu alimentación por su diverso contenido de vitaminas, minerales, fibra y otros nutrientes que únicamente requieren ser lavados, desinfectados y ¡listo! ya agregaste una ración de fruta en tu alimentación.

¡A LO PRÁCTICO!

Conocer tus necesidades calóricas de acuerdo a tu nivel de actividad física y peso ideal, lo más recomendable es conocer tu peso, estatura, nivel de actividad física desempeñado y consultar a un profesional para un plan personalizado. En e-clinic24 podemos ayudarte con esto las 24 horas los 365 días del año, ¡consúltanosJ!

Dividir tu alimentación en tres comidas “grandes” y de una a tres comidas “pequeñas”(colaciones), puede ser como sigue:

Desayuno Colación Comida Cena Colación
7:00-7:30 am. 10:30-11:00 am. 2:30-3:00 pm. 6:30-7:00 pm. 10:00 pm.

Reducir voluntariamente el volumen de alimentos y evitar las porciones “dobles” y las “extra-grandes” sin que esto signifique dejar de comer.

El ejercicio físico ayuda a balancear las calorías del cuerpo además de fortalecer tu sistema cardiovascular y acondicionarte físicamente. Es recomendable, a grandes rasgos en personas sin riesgos conocidos, realizar 45-60 minutos de actividad física aeróbica de 3  a 5 días por semana, debes comenzar por un nivel tolerable e ir aumentando conforme tu condición mejore. Recuerda comenzar por acciones sencillas como usar escalera en lugar de elevador, caminar o usar bicicleta cuando sea posible en lugar de usar el auto. Cinco minutos es mejor que cero y diez es mejor que cinco…

Preferir agua natural frente a bebidas azucaradas, ya que éstas últimas contienen diversos aditivos que dañan tu salud y el agua por el contrario es el líquido más idóneo y saludable para el buen funcionamiento del organismo.

Integrar en tus platos principales hasta 50% de vegetales coloridos, lo que además de proveerte diversos nutrientes benéficos, permite hacer llegar a tiempo la sensación de saciedad a tu cerebro.

Reducir al mínimo (1 a 2% del total del día) o eliminar la ingesta de alimentos preparados a base de azúcar y harina refinados, grasas “saturadas y trans” o frituras, ya que éstos al ser procesados, pierden sus propiedades benéficas y desarrollan otras que son nocivas.

Puedes echar mano de vegetales enlatados verificando que sean bajos en sodio o sal y de granos enteros que son excelente fuente de fibra, azúcares complejos y otros nutrientes.

Dedica un tiempo para disfrutar tu comida, masticarla correctamente, no ver tele ni comer aprisa.

Revisar la cantidad de calorías y sodio que contiene los alimentos empacados, ya que muchos sobrepasan con creces los requerimientos de calorías y de este necesario mineral, pero que en exceso es nocivo.

Con estos sencillos consejos te darás cuenta que no requieres ninguna dieta especial, únicamente dedicar un tiempo a tu alimentación en lugar de gastar grandes sumas en suplementos y métodos de eficacia no comprobada.

Cabe resaltar también que en casos especiales la obesidad puede estar relacionada a trastornos hormonales, por lo cual si presentas 60 años de edad  o mayor, síntomas como cansancio, debilidad, sensación de frío persistente, aumento de peso y escaso apetito, debes consultarnos para poder detectar y en caso necesario corregir causas asociadas a una obesidad difícil de tratar tales como el hipotiroidismo.

Adicionalmente en casos especiales, puede haber necesidad de complementar el tratamiento mediante  psicoterapia como es el caso de los trastornos de la conducta alimentaria, los cuales tu médico puede detectar y comentarte las opciones para efectuar un tratamiento integral.

Es altamente recomendable que antes de iniciar un plan de ejercicio seas valorado por un médico para corroborar tu aptitud en la ejecución de los ejercicios.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

González, Lavalle, Ríos. Síndrome metabólico y enfermedad cardiovascular. 3/a. ed. Pg. 2, 3, 33, 34, 37. Ed. Intersistemas. México 2009.

Escajadillo J. R. Oídos, nariz, garganta y cirugía de cabeza y cuello. 2/a. ed. Pg.:466. Manual moderno. México. 2006.

Narro R. J. Diagnóstico y tratamiento en la práctica medica. 1/a. ed. Pg. 89, 90, 91, 93. Ed. Manual Moderno. México. 2006.

Norma Oficial Mexicana NOM-008-SSA3-2013, Para el tratamiento integral del sobrepeso y la obesidad.

Harrison-Fauci-Braunwald:Principios de medicina interna, 17ª. Ed. Esp.Vol. 1, Pg. 2230, 2231, edit: McGraw Hill, 2009.

Schwartz. Principios de cirugía. 9/a. ed. Pg. 339. Edit. McGraw Hill. 2011.

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/nutrition.html.

http://www.choosemyplate.gov/downloads/DGTipsheet1ChooseMyPlate-sp.pdf

Artículos Relacionados

About the Author

DR. JESUS M MEJIA GARCIA

Realizó sus estudios en la Escuela Médico Militar, generación 2000-2006; cursó su internado de pre-grado y post-grado en el Hospital Central Militar, México, D. F., del año 2006 a 2008; realizó cursos de Atención Prehospitalaria en Trauma (PHTLS) en 2005, Reanimación Cardiopulmonar Básica y Avanzada en 2009 y de Soporte Vital Avanzado en Trauma (ATLS) en 2010; adicionalmente efectuó el Curso de Medicina de Aviación, desempeñandose como Jefe de Sección Sanitaria y de Servicios Médicos de primer nivel de atención médica y Jefatura de Consulta Externa de Medicina general en segundo nivel de atención al servicio del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, realizó el Curso de Daño Auditivo Inducido por Ruido, Curso de Supervisión de Servicios de Alimentación y Curso Básico de Medicina Laboral Militar en 2009; en el mismo año realizó el Curso de Capacitación Integral Docente a fin de desempeñarse luego como profesor Adjunto en Materias del área de la salud. Actualmente desempeña funciones de su ámbito profesional y de Atención Medica Integral en el medio Público y Privado enfocada a prevención de factores de riesgo y orientación nutricional.

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Logoeclinic24 02

Colinas de las Nieves 122 Col. Boulevares, Naucalpan de Juárez Estado de México. C.P. 53140. 

Teléfonos: (01) 55 5596 8724 y (01) 55 2167 1141

 

e-clinic24 - Copyright © 2014 GilaNanomedical | AVISO DE PRIVACIDAD | TÉRMINOS Y CONDICIONES

SSL