Rinitis alérgica.

 

 

La rinitis alérgica es una enfermedad inflamatoria crónica de la mucosa nasal mediada por anticuerpos IgE (Inmunoglobulina E)  alergeno­específicos, con participación de diversas células, citocinas y mediadores, cuyos síntomas principales son  desencadenados por la exposición a alérgenos.

La rinitis alérgica  es el tipo más común de rinitis crónica. A nivel mundial la prevalencia continúa incrementándose. Algunos estudios sugieren que la rinitis estacional se observa en un 10 a 20% de la población general, con una prevalencia aún mayor en la población pediátrica.

En México la prevalencia en adolescentes fue del 17.6% y en escolares de 12.1%. Estudios epidemiológicos cruzados muestran que hasta 78% de los pacientes con asma son diagnosticados con rinitis alérgica, y hasta un 37% de los pacientes con rinitis estacional se diagnostican posteriormente con asma.

 

Clasificación

 

En cuanto a la duración de la sintomatología:

·  Intermitente: Aquella que tiene síntomas menos de 4 días a la semana y menos de 4 semanas

· Persistente: Aquella que tiene síntomas más de 4 días a la semana y más de 4 semanas

 

En cuanto a la gravedad:

· Leve: Mantiene sueño normal, no hay alteración de las actividades diarias, los síntomas están presentes pero no graves.

· Moderada grave: Uno o más de los siguientes; alteraciones del sueño, impacto en las actividades diarias y síntomas de gravedad.

 

Diagnostico

 

El diagnóstico clínico presuntivo de rinitis alérgica  se basa en los antecedentes y el examen físico, compatibles con un trastorno de causa alérgica, en combinación con uno o más de los siguientes síntomas:

Congestión nasal

Rinorrea

Prurito nasal o estornudos.

 

Los hallazgos objetivos consisten en rinorrea clara, congestión nasal, mucosa nasal pálida, eritema conjuntival y lagrimeo.

Los síntomas atípicos, entre ellos epistaxis, rinorrea unilateral, congestión nasal unilateral, cefalea intensa o anosmia, sugieren diagnósticos alternativos.

El examen físico es útil para detectar cuerpos extraños, rinorrea de líquido cefalorraquídeo, pólipos nasales (pueden asociarse con la Rinitis alérgica o ser de etiología infecciosa o inflamatoria crónica), tumores e infecciones.

Si bien el diagnóstico definitivo se establece cuando se confirma la presencia de IgE específica contra alérgenos (por medio de pruebas cutáneas o estudios en sangre), la terapia inicial se basa en los antecedentes y los hallazgos en el examen físico.

Las pruebas cutáneas son las más sensibles, menos costosas y ofrecen la ventaja de resultados en pocos minutos. Estas pueden realizarse a cualquier edad, aunque la prevalencia de pruebas cutáneas positivas tiende a disminuir luego de los 50 años. Están contraindicadas en los enfermos con asma grave o no controlada y en el embarazo; las enfermedades cutáneas, por ejemplo, el eccema, representan contraindicaciones relativas.

La medición de IgE sérica específica es de utilidad en el diagnóstico de rinitis alérgica, es un método más costoso, aunque es especialmente útil en los pacientes con dermografismo o eccema grave, ya que en estas situaciones, la interpretación de las pruebas cutáneas es muy compleja.

Las pruebas cutáneas y las pruebas en sangre tienen las mismas propiedades diagnósticas, pero las primeras se consideran más sensibles y son menos costosas.

 

Tratamiento

 

Evitar exposición a  las sustancias que el paciente es alérgico, puede producir una mejora clínica significativa y una menor o nula, necesidad  de medicamentos y otros tratamientos.

Una gran diversidad de alérgenos  se asocia a este padecimiento, de ellos el acaro de polvo casero es el más importante, los siguientes puntos han sido la estrategia más importante para disminuir la exposición:

1.       Uso de fundas impermeables del colchón y las almohadas

2.       Lavado semanal de la ropa con agua caliente (>55 ºC) y el secado al sol

3.       Reemplazo de alfombras por pisos de vinyl o madera.

4.       Evitar muñecos de peluche o lavarlos con agua caliente.

 

El tratamiento farmacológico debe considerar los siguientes factores: eficacia, seguridad, medicamentos costo-efectivos, preferencia del paciente, objetivos del tratamiento, el probable apego a las recomendaciones, la gravedad y control de la enfermedad y la presencia de comorbilidades.

 

Las familias de medicamentos utilizados son:

Antihistamínicos orales

Antihistamínicos tópicos

Glucocorticoides intranasales

Anticongestivos.

 

Para mayor información o dudas contáctanos por medio de video consulta médica, donde los médicos en línea resolveremos tus dudas respecto al tema. Entra a www.eclinic24.mx y solicita una prueba de consulta médica en línea gratis.

 

 

Bibliografía:

 

Colección Guías Distinguidas Serie Enfermedades Respiratorias Sociedad Iberoamericana de Información Científica Vol. 2 Nº 1, mayo 2015 Diagnóstico y Tratamiento de la Rinitis Alérgica.

Guía de referencia rápida. Diagnóstico y tratamiento de Rinitis alérgica, Catalogo maestro de guías de práctica clínica: IMSS-041-08.

Manual de Enfermedades Respiratorias 2012  Prevención, diagnóstico y tratamiento. 

 

 

About the Author

Dra. ATZARAY MUÑIZ SÁNCHEZ

Dra. ATZARAY MUÑIZ SÁNCHEZ

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Logoeclinic24 02

Colinas de las Nieves 122 Col. Boulevares, Naucalpan de Juárez Estado de México. C.P. 53140. 

Teléfonos: (01) 55 5596 8724 y (01) 55 2167 1141

 

e-clinic24 - Copyright © 2014 GilaNanomedical | AVISO DE PRIVACIDAD | TÉRMINOS Y CONDICIONES

SSL